#1 en rendimiento

#1 en rendimiento

Las Claves de Hoy

En la Argentina hay casi 700 Fondos Comunes de Inversión abiertos, y en lo que va de agosto, el Fondo Adcap Balanceado VII (Wise Capital MultiStrategy) es el #1 en rendimiento, con una suba de 41,15%, superando a su benchmark en más de 10 puntos. Es más, en lo que va del año, este fondo presenta ganancias de 50% en Dólar MEP.

Deuda con importadores. Es sabido que la falta de divisas impacta en la economía local. Pero hay datos contundentes. La deuda comercial por importaciones de bienes es la más elevada de la historia argentina. Finalizado el primer trimestre del año alcanzaba los USD34.300 millones, equivalente a seis meses de importaciones. Teniendo en cuenta los datos de importaciones de los meses recientes, esta deuda aumentará en el segundo trimestre de 2023 por la mayor restricción a los importadores para acceder a dólares para la importación y por resultados negativos en el saldo comercial del segundo trimestre.

Medidas de Gobierno

Prefinanciación de exportaciones. Para contrarrestar los efectos de la devaluación, Sergio Massa anunció una nueva medida inconexa para fortalecer exportaciones y así apuntalar las reservas. Se trata de un nuevo programa de USD770 millones para la prefinanciación de exportaciones. 

Beneficios para pymes. Según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la industria manufacturera pyme se retrajo por segundo mes consecutivo. En julio la caída fue de 3,2% frente a igual mes del año anterior, y de 2,6% comparado con junio. En este contexto, también hubo anuncios para este sector. Para los trabajadores formales, una suma fija de $60.000 será asumida por el Estado mediante el pago a cuenta de contribuciones de micro y pequeñas empresas. En concreto, el Estado financiará el 50% o el 100% la suma fija para los trabajadores, descontándolo de las contribuciones patronales; se ampliará la línea de crédito a las empresas y se incrementará la bonificación de tasa para la línea CreAr; y se creará el sistema de Legajo Único Financiero, para mejorar acceso al crédito.

El agro como sostén. Ya superada la sequía, uno de los caminos de recuperación de reservas es el campo. En este sentido, se eliminarán las retenciones para economías regionales que generan valor agregado industrial (vino, mosto, arroz, tabaco, forestal, cáscara de citrus, entre otras). Asimismo se entregarán fertilizantes para productores en emergencia agropecuaria, además de continuar con programas como “Puente al Empleo” (para transformar planes sociales en empleo registrado) y el “Programa de Incremento Exportador” (para mantener los puestos de trabajo de las plantas agroindustriales).

Apuntalar el consumo. El objetivo era poner plata en los bolsillos para incrementar el consumo. Desde Economía anticiparon que para 7,8 millones de jubilados habrá un bono de $37.000. Para los monotributistas, el Estado dejará de recaudar el componente impositivo para las categorías A, B, C y D. Y para las familias más vulnerables, habrá un refuerzo en la tarjeta alimentar para 2,4 millones de beneficiados y también un extra para los 1,3 millones del Potenciar Trabajo. Además, habrá créditos con tasas subsidiadas.

El costo de las medidas. Las nuevas medidas impactarán en el déficit fiscal, un aspecto que observa con detenimiento el FMI. Según estiman desde el organismo internacional, las nuevas medidas económicas tendrán un costo fiscal de al menos 0,4% del PBI. A pesar de esto, asegura que la meta para 2023 deberá mantenerse en 1,9% del PBI. ¿Cómo? Con mayores recortes en subsidios (se contempla que las tarifas se incrementarán entre un 20 y un 53% a partir de septiembre), focalización de planes sociales y de la moratoria previsional y ajustes en los salarios públicos. El organismo exige una “política fiscal más estricta” para el segundo semestre, que deberá implicar una baja del gasto público del 11% en términos reales entre agosto y diciembre. 

La hoja de ruta del FMI. Desde el organismo internacional toman nota de que podría darse un cambio de gobierno en el país y marcaron la cancha. Así, señalaron que la necesidad imperiosa de controlar la inflación y reducir el déficit fiscal es primordial. Luego, en la medida que las condiciones lo permitan, recomiendan una  armonización del régimen cambiario mediante la eliminación de los tipos de cambio múltiples distorsionadores y las restricciones cambiarias. Asimismo, aconsejan una desregulación para aumentar las exportaciones e inversiones para asegurar reservas. Sin embargo, no desatienden la necesidad de brindar asistencia social para apoyar el crecimiento inclusivo. ¿Qué prevé el FMI? Una caída de 2,5% del PBI (con un rebote de 2,7% en 2024) y una inflación de 120% a fin de año (y de 80% en 2024). 

El costo de contener la brecha. Desde el Gobierno intentan que la brecha del dólar financiero y del oficial no sobrepase el 100%. Para ello toman como referencia el dólar MEP, que el BCRA puede controlar mediante el AL30 o del GD30. Esto marca una brecha de 82%, con un dólar oficial minorista del Banco Nación en $365,50 y este MEP de $664 pesos. Mantener esa brecha le ha implicado al Gobierno u$s1300 millones en lo que va de 2023. Sin embargo, las empresas que necesitan enviar divisas al exterior toman como referencia el CCL Senebi, hoy a $770 (aquí la brecha es de 120%). 

Agro: desplome en el ingreso de divisas. En las ochos ruedas previas al salto devaluatorio, el ingreso de dólares provenientes del agro acumuló USD1109 millones. Mientras tanto, en las ocho ruedas posteriores, sólo fueron de USD337 millones. La caída fue de casi 70%. Es que tras el ajuste del tipo de cambio, el valor diferencial de $340 del programa “dólar agro” quedó por debajo de los $350 del dólar en el segmento mayorista. Sumado a esto, la brecha cambiaria se amplió aún más debido a la disparada de las cotizaciones paralelas del dólar. En tanto, se rumorea sobre el lanzamiento de otro programa de cotización diferencial para el complejo del agro.

FED, “cuidadosa” con la tasa, ¿en qué invertir? Si bien desde la FED consideran que la batalla contra la inflación aún no está ganada y no dudan en llevar adelante nuevos aumentos en las tasas, una palabra de Powell llevó tranquilidad al mercado: “cuidadosamente”. Así actuará la Reserva Federal de los Estados Unidos frente a una economía que crece con fuerza y que genera temor ante un posible traslado a precios. Si la Reserva Federal se encuentra en el final de una política monetaria restrictiva, el mercado especula con que las tasas de los bonos del tesoro estadounidense comiencen a operar a la baja desde los actuales máximos. 

Por otro lado, si la Fed decide mantener las tasas de interés en niveles elevados por más tiempo, esto podría provocar un ciclo recesivo, haciendo que luego el banco central americano tenga que bajar las tasas de interés, y con ello, desplazar a la baja también a los rendimientos. Por ello, el mercado ve que aparecen oportunidades para que los inversores busquen alargar duration en las carteras de renta fija global, es decir, bonos con vencimientos más largos.

Ampliación del swap para el comercio con Brasil. Según analizan desde las carteras de Economía de Argentina y Brasil, una de las alternativas para hacer frente al pago de importaciones brasileñas es acelerar una ampliación del swap con China. Esto permitiría fortalecer reservas y mantener el ritmo de importaciones. Actualmente, el intercambio de monedas es por el equivalente a USD18.000 millones. De ese monto, hay dos tramos de USD5000 millones de libre disponibilidad. El primero se habría usado en su totalidad y el segundo se habilitó especialmente para pagarle al FMI, pero Argentina los reintegró al recibir los USD7500 millones en DEG del Fondo. Brasil y China, socios de los BRICS, son los dos socios comerciales más importantes de Argentina.

Ignacio Morales

Analista Financiero

Recibí nuestros últimos informes

Recibí nuestros reportes diarios sobre el Mercado Económico, Financiero y Bursátil de La Argentina