Al día con los pagos

Al día con los pagos

Las Claves de Hoy

  1. Al día con los pagos. Un préstamo “puente” de u$s1.000 millones otorgado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) y yuanes provenientes del swap con China permitirán hacer frente a los vencimientos acumulados del mes de julio con el FMI por u$s2.600 millones. Desde la CAF anunciaron que el fondeo tiene por objetivo apoyar al país en el pago del servicio de deuda que debe realizar en los próximos días al Fondo Monetario Internacional. Incluso, ya adelantaron desde Economía que también se hará frente al vencimiento por intereses correspondientes al 1 de agosto, por un total de u$s800 millones.
  1. Alivio a los dólares paralelos. En toda época electoral el argentino tiende a la dolarización. Sin embargo, el nuevo acuerdo firmado con el FMI parece traer algo de alivio al mercado de los dólares paralelos. A la aceptación de la política monetaria por parte del FMI se suma una devaluación constante y un incremento de reservas del BCRA. Así, el panorama presentaría una estabilización en los valores de los dólares paralelos. A la escalada presenciada en los últimos días se puede asociar la proximidad de las PASO, el pago de aguinaldos de mitad de año y las vacaciones de invierno (que lleva a la compra de dólares para viajar al exterior). En una  nota publicada en Ámbito.com señalamos: “El acuerdo contempla la posibilidad de intervención del Gobierno en el mercado de dólares bursátiles utilizando bonos en dólares, pero de manera limitada con el objetivo de reforzar las reservas. Sobre este último punto se flexibilizó el requisito de acumulación de reserva en comparación el año pasado de u$s8.000 millones a u$s1.000 millones. El acuerdo también implica sostener tasas de interés real positiva, que en caso de una aceleración de la inflación, representará un aumento en la Tasa de Política Monetaria y Plazo Fijo. Este incremento tendrá como efecto también aminorar el impacto de la tendencia alcista del dólar financiero. La tasa referencia no se ajusta desde mediados de mayo con la publicación del IPC de abril. El FMI no quiere que el Estado continúe realizando adelantos transitorios y transferencia de utilidades al BCRA, dejando como alternativa viable que se financie a través de la emisión de Títulos de Deuda del Tesoro. Observamos que en función de dólar oficial, el incremento de la inflación deberá acompañar la evolución del tipo de cambio. De esta manera se establece una devaluación progresiva anticipada en función de los ajustes del IPC”.
  1. Desembolso y mercado cambiario. Con el desembolso previsto para agosto de u$s7.500 millones por parte del FMI, y ante la posibilidad de utilizarlos para controlar la cotización de los dólares paralelos, el BCRA conseguiría algo de aire para sus reservas. Esto permitiría transitar unos meses de relativa tranquilidad aunque con un escenario de reservas complejo para la próxima administración. Sin embargo, un detalle no menor es saber si el “préstamo puente” aprobado por la CAF para hacer frente a los vencimientos de deuda con el FMI por u$s3.500 millones esta semana exige una devolución inmediata. Lo mismo aplica para los yuanes con los que se hará frente a los vencimientos. En ese caso, el margen de maniobra del BCRA será menor, aunque llevaría a contar con un escenario económico más ordenado para el próximo gobierno.
  1. Meta de reservas, difícil de lograr. Si bien en el nuevo acuerdo con el FMI se fijó una nueva meta de reservas de u$s3.227 millones para diciembre 2023 (frente a u$s10.277 millones que se exigían hasta ahora), diferentes estudios privados dan cuenta de que no sería un objetivo que el país pudiera lograr. Considerando incluso los adelantos de desembolsos por parte del FMI, el BCRA debería lograr un saldo positivo de u$s9.000 millones en sus intervenciones diarias para lograr la meta fijada con el FMI. En este sentido, hay que destacar que en lo que va del año el BCRA debió vender u$s5.500 millones.
  1. Inflación post PASO. Si bien el 6% de junio sigue siendo un número alto para el IPC de cualquier lugar del mundo en Argentina no lo es si se toman en cuenta las últimas mediciones. El plan del Gobierno es mantener ese número de inflación durante el año pero parecería complicado lograrlo. Luego de las PASO sabremos el IPC de julio que podría no estar tan alejado del 6% de junio (aunque por encima de este valor). Lo más complejo son los meses siguientes. Debido a factores estacionales y a aumentos previstos en las tarifas públicas, se prevé que agosto no bajaría del 7% y septiembre no se alejaría del 8%. En relación a esto, uno de los aspectos a los que el FMI no le quita la vista es a la demorada rebaja de los subsidios en las tarifas de servicios públicos. Si el Gobierno no logra esgrimir argumentos para demorar este incremento, la inflación, inevitablemente, dará cuenta de este reacomodamiento.
  1. Acciones y bonos tras las elecciones. Lo que sucederá con las acciones y bonos luego de las PASO es una incógnita. O no tanto. De acuerdo al resultado de las elecciones del 13 de agosto se podría delinear el accionar del Gobierno y, con ello, el mercado de acciones y bonos. En este sentido, un triple empate entre las principales fuerzas según las encuestas, profundizaría la incertidumbre y se presenta como el escenario más temido. Por otro lado, una paridad entre el oficialismo y Juntos por el Cambio permitiría vislumbrar más de lo mismo que hemos visto hasta ahora: un Sergio Massa intentando dar sensación de equilibrio y de “capitán de tormenta”. Asimismo, es vital la definición entre Bullrich y Larreta. En este sentido, declaraciones concretas por parte del equipo económico del triunfador de la interna podría dar un plus de tranquilidad a los inversores. Lo que suceda el 13 de agosto es crucial para la economía argentina y también lo es lo que se declare de allí a las elecciones nacionales del 22 de octubre.
  1. EE.UU. y un aterrizaje suave. La Fed no cerró la posibilidad de un nuevo aumento de tasas para septiembre. Sin embargo, la realidad estaría mostrando que no sería necesario. De esta manera, y al igual que sucedió en junio, no tocaría la tasa. Inflación, economía y empleo. Ninguno aterriza de la misma manera ni al mismo tiempo. De allí la necesidad de la Fed de monitorear constantemente las variables. El crecimiento de la economía de EE.UU. fue de 2% en el primer trimestre del año y de 2,4% en el segundo. El desempleo se ubica por debajo de 4%. Y la inflación, por su parte, aterriza más rápido: en los doce meses a junio bajó de 9,1% a 3%. En un escenario en el que la Fed ya ha terminado de aumentar las tasas y en el que la inflación se está desacelerando, parecería interesante sumar bonos de mayor duración a la cartera. Los inversores venían evitando los bonos más largos, desanimados por la alta inflación y las subas de tasas muy rápidas. Pero esto estaría empezando a cambiar. Sin embargo, algunos especialistas señalan que los efectos del aumento o reducción de tasas impacta sobre la economía real de 12 a 18 meses desde su implementación. De allí que aún prefieren no definir un escenario de soft landing por el momento. 

Ignacio Morales

Analista Financiero

Recibí nuestros últimos informes

Recibí nuestros reportes diarios sobre el Mercado Económico, Financiero y Bursátil de La Argentina