El sector industrial terminó el año en terreno positivo, con una suba acumulada de 1,8% anual, aunque en diciembre hubo una fuerte desaceleración y la mejora mensual fue de solamente 0,3%, lo que implicó que aun no se pueda superar el nivel que tenia la industria a fines de 2015.

Dentro de los sectores que lograron destacarse en 2017, sobresale la construcción, que a través de los créditos hipotecarios y la obra pública tuvo un año de fuerte expansión con una suba anual de 12,7%. Además, cuando desagregamos los datos, vemos que en diciembre la demanda de cemento creció 10,2% interanual mientras que los materiales de construcción crecieron 6,4% para el mismo periodo. A diferencia del resto de la industria, la construcción no desaceleró su marcha a fin de año sino que siguió creciendo, alcanzado 10 meses consecutivos de mejoras.

Otros sectores que tuvieron un alza a lo largo del año pasado fueron la industria metalmecánica y el rubro automotor, con crecimientos de 8,5% y 5,4% respectivamente. En cambio, los puntos flojos se dieron en las empresas que se dedican al sector textil, calzados, papel y cartón, donde el bajo crecimiento del consumo se reflejó en el andar de la producción y hubieron caídas, como en el caso del rubro textil, que fueron de 6,7% anual.

Respecto al nivel de empleo, el 67,8% de los empresarios industriales no cree que vaya a contratar más personal en los primeros tres meses de este año, por lo que se espera que el 2018 sea otro año de crecimiento moderado en la industria y en donde se sigan destacando los mismos sectores que lo hicieron el año pasado.

Compartir Share on LinkedIn0