La escalada del dólar no se detuvo y ayer cerró en $19,93, subiendo 30 centavos en un día. Si bien la baja de tasas anunciada el mes pasado iba a traer como corolario una mayor demanda de divisas, que la suba del tipo de cambio haya adquirido esta velocidad prendió la alarma y ahora el foco está puesto en como actuará el Banco Central, esperando a ver si sale a vender dólares para calmar las aguas o sube las tasas en el mercado secundario de lebacs.

Hasta mediados de diciembre, el dolar había aumentado en todo 2017 un 10%, para luego empezar este camino ascendente que significó cerrar el año con una suba de 17,4% y llevar en lo que va de 2018 un alza de 5,4%. El efecto de tasas más bajas genera que el dólar se comporte en el mercado local de forma opuesta a como se comporta en el resto del mundo, donde la divisa está a la baja y tocando valores que no tenia desde hace tres años.

También hubo un impacto en los contratos a futuro y en la licitación de las Letes. En cuanto a los primeros, las coberturas de los inversores llevaron a que se hagan acuerdos para diciembre asumiendo un dólar a $23; mientras que respecto a las Letes, la demanda creció 70% en la última licitación, permitiendo al Ministerio de Finanzas hacerse de u$s800 millones en dos tramos de u$s400 millones cada uno, con vencimientos a 196 días (tasa del 2,8% anual) y 364 días (tasa del 3,10% anual). Los inversores se hacen de dólares, apostando a que si la divisa sigue al alza y le gana a la inflación, puedan hacerse de una diferencia a su favor.

Está claro que la flexibilidad monetaria permite amortiguar los shocks externos y es saludable que Argentina se encuentre en estos momentos bajo este esquema, pero también hay que tener cuidado con que no haya una excesiva volatilidad del tipo de cambio de forma tal que todas las micro devaluaciones sumen puntos a la inflación y compliquen el crecimiento de la actividad. Sería mejor que el BCRA buscara tener un tipo de cambio más estable, evitando así que la gente siga pensando en dólares.

¿Qué va a pasar con la tasa?

Para Sturzenegger, uno de las ratios a mirar es la relación entre el stock de Lebacs y las reservas que tiene el Banco Central en su poder. Ese dato indica que el stock de Lebacs que no tiene respaldo en reservas internacionales es equivalente a 6,2% del PBI, aunque es un porcentaje que está cayendo con el correr de los meses. Es decir que esta suba del dólar aumenta el respaldo de las Lebacs y le permite al BCRA calmar las aguas acerca de los efectos que pueda traer el stock de las letras, por lo que la baja de tasas se puede ir haciendo de forma gradual.

TasaPomo

El comercio con Brasil

Tras un 2017 récord en cuanto al déficit de la balanza comercial con Brasil, que fue de u$s8.100 millones, la disparada del tipo de cambio permitió mejorar la competitividad local un 12% dado que se encarecieron los productos brasileros y se abarataron los locales. Mientras el Peso se devalúa 5,4% en lo que va del año, el Real se apreció 4,6% en el mismo lapso.

 

Compartir Share on LinkedIn0