Tras el aumento que hubo en diciembre, que fue de 23% promedio a nivel nacional y de 43% en el área metropolitana, desde mañana comenzará a regir un nuevo incremento, esta vez de 12% a nivel nacional y de 18% en Capital y Gran Buenos Aires. Ahora bien, como el Presupuesto 2018 está hecho con un dólar promedio de $19,30, el salto que tuvo el tipo de cambio en el último mes implica que debe hacerse una nueva corrección tarifaria a lo largo del año, ya que los costos de la electricidad están medidos en dólares.

Para tener una idea, el costo mayorista de la electricidad se proyectó en u$s74,8 por MWh a un dólar de $19,30, lo que daba como resultado un costo de $1440 por MWh. Pero con la moneda norteamericana acercándose a los $20, el costo total termina siendo de $1500 por Mwh, un 4% más que con la proyección inicial y un 20% más arriba que en 2017.

Además del tipo de cambio, la inflación local también generará un impacto en el precio de la electricidad, por lo que se espera que la próxima corrección tarifaria sea entre 25% y 30%, de forma tal de captar todos estos incrementos.

Del lado fiscal, los subsidios a los servicios públicos representaban el 3,3% del PBI en 2015 y ahora equivalen al 1,3%, con el objetivo de que a fines de 2019, los mismos se reduzcan al 0,3% del PBI. Si bien los aumentos no son bien vistos, tenemos que ver la pata fiscal del asunto, ya que la eliminación de los mismos permite ir corrigiendo la principal distorsión de la economía local que es el rojo fiscal.

Compartir Share on LinkedIn0