Las empresas de automóviles que no están radicadas en el país esperan aumentar sus ventas un 30% por encima de lo que fue 2017, un año récord en el nivel de patentamientos. Las firmas ven que hay mercado suficiente como para lograr el objetivo, especialmente en el segmento de autos premium. Para darle solidez a este pronostico, tengamos en cuenta que el 70% de los 0km que se vendieron el año pasado fueron hechos en el extranjero.

La eliminación del Impuesto interno para los autos que van desde los $550.000 al $1.200.000 impacta de lleno en el sector, ya que significa que el precio final se reduzca entre 5% y 12%. La única dificultad es que el precio de estos modelos se fija en dólares, por lo que la suba del tipo de cambio impacta directamente.

Respecto a los autos producidos en el país, las proyecciones son bastante más modestas y se espera que la producción crezca este año entre 5% y 10%, muy por debajo del 30% que esperan crecer los importadores. Mientras el mercado brasilero no termine de repuntar, todas las compañías van a volcar su excedente de producción en el mercado local, haciendo que 2018 sea muy similar a lo que fue 2017.

Compartir Share on LinkedIn0