Las autoridades de la Reserva Federal mantuvieron un debate sobre la trayectoria de la inflación a futuro, y si bien hay preocupación porque los precios no aumentan todo lo que el organismo quisiera, eso no va a cambiar la decisión de ir subiendo gradualmente la tasa de interés.

En septiembre, y tras conocerse que el desempleo es solamente de 4,2%, la FED anunció su cambio de política monetaria, y que a partir de entonces iba a ir reduciendo su hoja de balance para retirar dolares del mercado. En el mercado se pensó que con este cambio ya no iba a ser necesaria una suba de tasas, pero en el organismo no piensan de la misma forma y planean que la próxima suba se de en diciembre.

Para los próximos 3 años se espera que la tasa de la FED a 10 años llegue a un rango entre 2,5% y 2,9%. El aumento de la tasa va a encarecer el crédito, por lo que es necesario que Argentina reduzca sus necesidades de financiamiento al compás de la suba de tasas.

Compartir Share on LinkedIn0