Con un total de 413.000 toneladas en septiembre, la producción de acero creció 1% respecto a agosto y 28,2% de forma interanual, siendo la construcción y la obra publica los principales motores de esta reactivación. El boom de los créditos hipotecarios debería llevar a que se desarrollen nuevos emprendimientos inmobiliarios, por lo que en el sector aguardan a que la demanda de acero continúe firma el año que viene.

En cuanto a la producción de laminados terminados en caliente, ésta aumentó 20,6% interanual mientras que los laminados en frió crecieron 18,1% interanual. Tras un 2016 donde las obras por parte del Estado habían escaseado y la construcción estaba en recesión, el sector volvió a tener dinamismo y recuperar margenes de rentabilidad y cantidad de empleos.

Si bien para el año que viene se espera una menor demanda publica, ya que el Presupuesto 2018 habla de una menor cantidad de obras publicas, la construcción privada y las maquinarias agrícolas apuntan a ser los drivers de la producción de acero, que espera seguir creciendo aunque a tasas menores que las de este año.

Compartir Share on LinkedIn7Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Email this to someone