El Banco Central decidió recortar nuevamente la tasa de referencia en 75 puntos básicos, haciendo que la misma sea ahora de 27,75% anual. Tras el cambio de metas de inflación que se anunció el mes pasado, el BCRA entendió que la tasa era elevada y por ende continuó bajando las mismas. En el mercado, esta decisión se tradujo en una mayor demanda de dólares, impulsando al tipo de cambio hacia arriba y logrando que ayer saltara 24 centavos y hoy ya cotice en $19,70.

Mientras que en 2017 los precios regulados aumentaron 38,7%, para este año se esperan que lo hagan en 21,8%, lo cual implica un menor impacto en el calculo del IPC y conlleva a que las tasas actuales queden muy altas respecto a la inflación. De esta forma, el BCRA entiende que puede continuar con el proceso de desinflación con tasas más bajas que las que venia sosteniendo y cumplir con los objetivos propuestos.

En cuanto al dólar, desde enero del año pasado al 15 de diciembre, solo había aumentado 10%, mientras que desde ese momento hasta ahora, la divisa ya aumentó otro 10%. Así se corrige parte el atraso cambiario que presenta actualmente la economía, siempre y cuando los precios suban menos que el tipo de cambio.

A futuro se espera que el recorte de tasas continúe, aunque de forma gradual. Es probable que la baja se vaya dando de forma mensual, dado que de acá a marzo habrá una inflación mensual alta, por lo que es lógico que el Banco Central no se apure en su decisión de tener tasas significativamente más bajas.

La mirada de Macri

Para el presidente, la flotación del tipo de cambio es saludable y pidió no alarmarse por el valor del dólar. Macri confía que una vez encausada la inflación, la economía deje de pensarse en dólares y vuelva la confianza en la moneda local, de forma tal que cuando varíe el tipo de cambio haya un bajo pass-trought.

Compartir Share on LinkedIn0