Confirmado desde hace unos meses que a lo largo del 2018 iba a subir el boleto, el debate se centraba acerca de si la suba iba a ser gradual o de shock. Como el boleto pondera más fuerte en el IPC que la luz o el gas, desde el Gobierno prefirieron continuar con la política de ajustes graduales.

Si bien desde el Ministerio de Transporte no quieren dar mucha información al respecto, se sabe que los aumentos no serán mensuales, sino que estarán más espaciados en el tiempo. Los cálculos muestran que por cada aumento de 33% en el precio del boleto, la inflación de ese mes aumenta 0,9% y que, dado lo que esta aprobado en el Presupuesto 2018, la quita de subsidios se va a reducir entre un 50% y 80 por ciento.

Para evitar grandes malestares, desde el Gobierno planean emitir una tarifa social que sea del 50% del valor del boleto, así quienes tengan mayores necesidades no se vean ahogados por el aumento general. Es cierto que a nadie le gusta pagar de más, pero recordemos que el boleto no se actualizo en todo este año y que es uno de los principales gastos del Estado, por lo que es necesaria una corrección si quiere reducir el déficit fiscal.

Otro aumento para el arranque de 2018: autorizan a las prepagas una suba de 4%
El Gobierno autorizó un aumento del 4% en los precios de las prepagas, que se hará efectivo a partir del primero de febrero próximo. Para justificar el incremento, la Casa Rosada aseguró que la Superintendencia de Servicios de Salud “evaluó la caracterización del sector de las Empresas de Medicina Prepaga y revisó el incremento de costos del sector. Del análisis realizado, surge que resulta razonable autorizar un aumento general, complementario y acumulativo, de aquel que fuera aprobado el 27 de octubre de 2017”.

Las prepagas ya habían aplicado una suba (del 6%) desde el primero de diciembre último, con lo cual los planes de salud que ofrecen esas compañías acumularon en 2017 un aumento del 27%, superior a la inflación prevista para este año, en torno al 23%.

Compartir Share on LinkedIn0