Con los datos de diciembre en la mano, la balanza comercial a lo largo del año pasado fue deficitaria en u$s8.471 millones y marcó un récord en su valor. Las exportaciones fueron de u$s58.428 millones mientras que las importaciones alcanzaron los u$s66.899 millones. Esta brecha es igual a 1,5% del PBI y presenta uno de los principales problemas de la economía actual.

En todo 2017 las exportaciones crecieron apenas 0,9% mientras que las importaciones lo hicieron en 19,7%. A raíz de la abundante oferta de dolares que genera la toma de deuda y la entrada de capitales financieros, la moneda local se volvió poco competitiva para el comercio internacional y eso implicó que muy pocas actividades pudieran vender sus productos fuera del país. A modo de ejemplo, en diciembre las ventas cayeron 2,4% interanual mientras que las importaciones crecieron 16,7% interanual.

Una parte del rojo comercial se explica por lo sucedido con los dos principales socios comerciales, Brasil y China, con los cuales hubo un déficit comercial a lo largo del año de u$s8.671 millones y u$s7.736 millones respectivamente.

Uno de los objetivos para este año es lograr un repunte en las exportaciones, de forma que la suba actual del tipo de cambio es una buena señal. Pensemos que las ventas de Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) cayeron 17% respecto a 2016 y es necesario que este sector tenga un rebote y vuelva a crecer para así generar más dolares genuinos. Actualmente, Argentina presenta un ratio Exportaciones/PBI que es de los más bajos de la región, por lo que el problema no es lo que se importa sino lo poco que se exporta.

El turismo consume casi la mitad de lo que produce la agroindustria

El déficit de la balanza cambiaria turística es igual al 42% de los dólares que genera el sector agroindustrial, un punto clave a la hora de entender porque es tan necesario que se aumente el nivel de exportaciones. En los últimos dos años, el déficit cambiario que genera el turismo fue equivalente al 32% y 37% de lo generado por agroindustria, por lo que hay que estar alerta a estos números cuando pensamos en las consecuencias del atraso cambiario actual.

 

Compartir Share on LinkedIn0