La suba de los precios regulados afectará al consumo

La suba de los precios regulados afectará al consumo

La suba de precios que habrá en las prepagas, transporte público, Aysa, luz y gas atentan contra el crecimiento de las ventas, ya que los consumidores ahora tendrán que hacer frente a los nuevos aumentos. Si a estas subas le sumamos la inflación inercial, debemos prepararnos para un comienzo de año con una inflación alta, aunque en el Gobierno no creen que esto vaya a complicar las metas de 15% proyectadas para todo el año.

El consumo es una de las variables que menos dinamismo ha tenido en los últimos años, al punto que en 2017 cerró con una caída interanual de 1%. Para 2018 se espera que el nivel de ventas sea similar al del año pasado, justamente porque la quita de subsidios (como en el caso del transporte publico, luz y gas) más el aumento de los precios en los restantes bienes y servicios regulados implican que la mejora salarial que va a haber vía paritarias se utilice en gran solventar los nuevos costos.

En este mes las prepagas aumentaron 4%, lo cual se suma al aumento de 18% que tuvo el precio de la energía y resta para abril una actualización cercana al 50% en el precio del gas y la suba de 26% que introducirá Aysa en sus boletas a partir de mayo. Además, las zonas que gozaban de un subsidio de 25% en la tarifa del agua irán perdiendo este beneficio desde mitad de año, a razón de una quita bimestral de 6,25%, por lo que para estas zonas el aumento terminará siendo del 68 por ciento.

En este escenario el Gobierno se muestra tranquilo y asume que una vez finalizado el ajuste de tarifas, la suba de precios del segundo semestre será significativamente menor que la del primero y que la meta de inflación proyectada para este año se va a terminar cumpliendo. Por otra parte, si bien la suba de precios regulados va a afectar al consumo, no se duda del crecimiento que va a tener la economía este año, que será de 3,5% anual tal como está proyectado en el Presupuesto 2018.

La inflación afecta a la competitividad y pasa factura a las exportaciones: en 7 años las ventas al extranjero cayeron 30%

La inflación afecta a la competitividad y pasa factura a las exportaciones: en 7 años las ventas al extranjero cayeron 30%

La alta inflación que viene mostrando la economía argentina impacta en la competitividad de las empresas, ya que con precios que suben más rapidos que el dólar, los productos locales se hacen más caros y se dificulta su venta al extranjero. Tal es así, que en el periodo 2011-2017, las exportaciones cayeron más de 30%, pasando de representar u$s84.268.700 a u$s58.424.250. Para este año, dadas las sequías que afectan la producción de soja y girasol, se espera que el volumen exportado sea similar al del año pasado.

Comparando con otros países de la región, vemos que durante 2017 las exportaciones de nuestros vecinos crecieron mucho más que las nuestras, siendo Colombia el país con mejor crecimiento, que fue de 19%. Luego le siguen Brasil, con 18,5%, Ecuador con 13,7%, Chile con 12,7%, Perú con 11,3%, Bolivia con 11% y tanto Uruguay como Paraguay con aumentos de 9,2%. Para Argentina, la mejora fue de solamente 0,9 por ciento.

La falta de acuerdos comerciales con las grandes potencias afecta al complejo exportador local. Por caso, México tiene acuerdos de libre comercio con países que representan el 80% del PBI mundial y Chile, con países que representan el 90% del mismo, mientras que en Argentina los acuerdos de libre comercio sólo son con países que representan el 10% del PBI mundial. Pero además de la falta de acuerdos, otro factor de atentan contra la competitividad local es la inflación, que atrasa al tipo de cambio y encarece los bienes y servicios locales medidos en dólares.

En enero, la diferencia entre el IPC y la inflación mayorista toco un pico de 2,8%, el valor más alto desde enero del año pasado. Esta diferencia entre el 1,8% del IPC y el 4,6% de la inflación mayorista indica que la tensión inflacionaria va a seguir estando en los próximos meses, ya que los comercios irán ajustando los precios al publico para poder hacer frente a los mayores costos que tienen.

 

Los EE.UU. ya ven más inflación y eso traerá mayores tasas

Los EE.UU. ya ven más inflación y eso traerá mayores tasas

La inflación de enero en los EE.UU. creció un 0,5% y elevo las probabilidades de que la FED suba las tasas de interés en su próxima reunión de Comité, que será en marzo. Con este dato, la inflación interanual ya es de 2,1% al tiempo que el desempleo es el más bajo desde el año 2000 (4,1%), por lo que está claro que la economía del país del norte esta operando a todo vapor y que la política monetaria de ahora en adelante deberá ser más conservadora que lo que fue hasta el momento.

La meta de la FED es que la inflación anual sea de 2%, así que los datos de enero muestran que el objetivo va a camino a cumplirse y que la época de expansión monetaria va llegando a su fin. De hecho, Jerome Powell, Presidente de la FED, ya avisó que su intención es ir subiendo las tasas, aunque de forma gradual.

En el plano local, estos datos encienden la luz de alarma, ya que la tasa de los bonos norteamericanos sigue creciendo (llegando a cotizar en 2,91%) y eso eleva el piso al cual deben ofrecerse los bonos argentinos para captar la atención de los inversores financieros. Desde fines de diciembre, al ritmo que mejoró la cotización de los bonos de los EE.UU., el riesgo país aumentó 70 puntos básicos, reflejando la elevada exposición que tiene la deuda local a las variaciones en los mercados internacionales.

El salario real mejoró 2,1% en 2017, pero el envión del dólar puede reducir la capacidad de compra en 2018

El salario real mejoró 2,1% en 2017, pero el envión del dólar puede reducir la capacidad de compra en 2018

El crecimiento de la economía permitió que a lo largo del año pasado la mejora de los salarios fuese 2,1% por encima de la inflación, permitiendo que para 2018 queden bien posicionados y puedan volver a superar a la suba de precios en 1% o 2%. De todas formas, la mejora en los salarios reales no alcanzó para recomponer la pérdida que hubo en 2016, por lo que los sueldos se encuentran todavía un 1% por debajo del nivel que tenían en 2015.

Los que más avanzaron fueron los salarios del sector privado no registrado, que crecieron 5,4% por encima de los precios. En cuanto al sector privado registrado, la mejora fue de 2% y por último, en el sector publico, el crecimiento fue prácticamente nulo, ya que los salarios crecieron 0,1% por ciento.

Para este año habrá que tener en cuenta lo que suceda con el dólar, ya que el rebote que tuvo la divisa en los últimos meses puede trasladarse a precios y hacer que los aumentos vía paritarias queden diluidos ante el incremento excesivo de los precios. Pensando en las negociaciones salariales, se espera un dolar que fluctué entre $19 y $20 gracias a la cosecha del agro, evitando un elevado pass-troguht y un rebote en los precios que obligue a mayores concesiones salariales o la activación de las clausulas gatillos que algunos gremios quieren establecer.

Mas allá de lo que suceda con las paritarias, el escenario de dólar estable y tasas de interés que dejen de bajar, hacen que se vuelva atractivo apostar por el carry-trade.

A la espera del dato de la inflación de enero y para calmar al dólar, el BCRA mantendría sin cambios la tasa de referencia

A la espera del dato de la inflación de enero y para calmar al dólar, el BCRA mantendría sin cambios la tasa de referencia

La tasa de referencia había sufrido dos recortes consecutivos de 150 puntos básicos, pero tras la escalada que mostró el dólar en las últimas semanas y teniendo en cuenta que la inflación de enero fijará las expectativas para los primeros meses del año, en el mercado creen que lo más sensato será no continuar con la baja de tasas.

Actualmente la tasa de referencia es de 27,25% anual, la cual puede ir perdiendo su atractivo en términos reales si la inflación crece por encima de las metas del BCRA. En cuanto al peso, la moneda local se devaluó 13,86% desde el primero de diciembre y en el Banco Central temen que parte de esta suba en el tipo de cambio impacte en los precios al consumidor.

 El pronostico de la inflación de enero es de 1,7%, y si bien es un número sensiblemente menor al 3,1% de diciembre, es un piso muy alto para la meta que tiene el BCRA de que la inflación anual para este año sea de 15%. Tengamos en cuenta que en el primer trimestre del año entra en juego el reacomodo en los precios de las tarifas, naftas y prepagas, las cuales les marcan un piso a la inflación de cada mes.
TasaLa situación de los inmuebles

La suba del tipo de cambio trajo consecuencias en el sector inmobiliario, dado que un dólar más caro frenó la demanda de inmuebles a través de menores solicitudes en los créditos hipotecarios. En el sector saben que cuanto más suba la moneda norteamericana, más difícil va a estar que aumenten las operaciones, ya que los tomadores de créditos buscan que el tipo de cambio se encuentre estable a la hora de solicitar un crédito. Por ejemplo, quien comenzó a tramitar un crédito en noviembre por u$s100.000, a un tipo de cambio de $17,90, pasaba a deber inicialmente $1.790.000, mientras que con el tipo de cambio actual de $20,36, esa deuda se fue a $2.036.000, una diferencia de $246.000.

Inmuebles

La FED y las tasas

Jerome Powell, nuevo presidente de la FED, confirmó que la entidad continuará con la suba gradual de tasas en el marco de la normalización de la economía norteamericana. Tras la crisis subprime, hoy el sistema financiero de EE.UU. está mucho más fuerte y seguro, por lo que en la FED consideran que es momento de continuar subiendo las tasas para evitar un pico inflacionario. En el plano local, esto implicará un mayor esfuerzo para hacerse de fondos, ya que habrá que ofrecer tasas más atractivas.